miércoles, 13 de junio de 2012

La inmunidad

La inmunidad es la calidad de tener suficiente defensas biológicas como para evitar infecciones, enfermedades u otras invasiones biológicas no televisibles. Por tanto, si se carecen de defensas no funciona bien el sistema inmunitario y, por tanto, se cogen enfermedades con mucha facilidad. El sistema inmunitario protege al organismo de una amplia variedad de agentes infecciosos (bacterias, hongos, parásitos y virus) que pueden ocasionar al organismo que los recibe diferentes enfermedades.

Barreras inmunológicas:


- La piel: Toda la superficie del cuerpo está cubierta con piel, porque es la primera defensa del cuerpo antes de que un microorganismo entre en el cuerpo. Por esta razón, la piel debe estar siempre limpia, sin cortes o llagas, donde se introducen los agentes patógenos.


- Los macrófagos: son células del sistema inmunitario, que se encuentran en los tejidos procedentes de la emigración de la sangre de un tipo de leucocito (glóbulo blanco) llamado monocito. Sus funciones son: fagocitosis, inflamaciones, hemostasia, presentación de antígenos.



- Los anticuerpos: Los anticuerpos, también conocidos como inmunoglobulinas, son un grupo de moléculas que son producidas por los linfocitos. Pueden estar presentes en el cuerpo en dos formas: en forma soluble o en forma anclada a membrana. La función del anticuerpo es unirse al Antígeno y presentarlo a las células del sistema inmunitario. Esta función está relacionada con la estructura de los diferentes tipos de inmunoglobulinas.

Tipos de inmunidades


- Específica: La inmunidad específica se desarrolla a lo largo de toda la vida en función de las características particulares del agente invasor. Este tipo de inmunidad se va adquiriendo desde el momento del nacimiento debido a la exposición del cuerpo a gérmenes y sustancias del entorno y que han superado los mecanismos de inmunidad inespecíficos.

- Inespecífica: La inmunidad inespecífica es la que tenemos al nacer. Su nombre se refiere a que se manifiesta del mismo modo a cualquier atacante. Los mecanismos de inmunidad inespecíficos son los primeros sistemas de defensa que se opongan a la invasión. Antes de cualquier microorganismo que entra en contacto con nosotros, nuestro cuerpo ofrece las barreras físicas (piel, grasa secreciones, mucosas ...) y los factores activos a los antimicrobianos.


Algunos términos básicos:


- Linfocito: Tipo de célula inmunitaria elaborada en la médula espinal; se encuentran la sangre y el tejido linfático. Los dos tipos de linfocitos son los B y los T. Los linfocitos B producen anticuerpos y los linfocitos T ayudan a matar células tumorales y ayudan a controlar las respuestas inmunitarias. Un linfocito es un tipo de glóbulo blanco.



- Antígeno: Es una sustancia que induce la formación de anticuerpos, debido a que el sistema inmune la reconoce como una amenaza. Esta sustancia puede ser extraña (no nativa) proveniente del ambiente (como químicos) o formada dentro del cuerpo (como toxinas virales o bacterianas).


























- Anticuerpo: Los anticuerpos (Ac), también conocidos como inmunoglobulinas, son un grupo de moléculas que son producidas por los linfocitos B. Pueden estar presentes en el cuerpo en dos formas: en forma soluble o en forma anclada a membrana. La función del anticuerpo es unirse al Antígeno y presentarlo a las células del sistema inmunitario. Esta función está relacionada con la estructura de los diferentes tipos de inmunoglobulinas (la misma explicación de antes).


No hay comentarios:

Publicar un comentario